Quieres poner una ducha de hidromasaje pero tienes dudas? Lo cierto, es que es la última tendencia. No te conformes con una ducha sencilla cuando puedes tener el doble de relajación, con chorros de agua por arriba y también por el mango. Desde Aquore te hablamos de sus ventajas:

 

Ducha hidromasaje: ventajas

 

La ducha de hidromasaje es uno de los must have del momento. No falta en los baños más modernos y top, porque es un complemento indispensable para esos momentos de relajación.

Y es que, hoy en día encontramos duchas de hidromasaje con precios muy variados, tanto con acabados de acero inoxidable como en negro cromado. La diferencia entre los modelos, puede deberse al número de chorros o a si es termostático.

Pero, ¿por qué poner ducha de hidromasaje en vez de una ducha normal y corriente de las de toda la vida? Si quieres tener un espacio de relajación en casa, es el complemento ideal. Esta es, sin duda, la primera ventaja. Permite relajarse siempre que apetezca, solo con ir hasta la ducha y encenderlo.

Otra ventaja, es que es una manera de ahorrar, porque al tener este artículo en casa no tendrás tantas ganas de ir a SPAs y centros de belleza. Realmente, te sentirás más relajada/o sin moverte de casa.

También está la ventaja del precio, porque encontramos modelos a precios realmente muy competitivos. Hay duchas de hidromasaje muy sencillas desde 100 euros o de gama media-alta por 300 euros. Depende de lo que quieras gastar.

A mayores de estas ventajas, también destacamos que tiene un punto de diversión. Realmente, darse una ducha en una de hidromasaje es más divertido. Pasa a ser un momento de relajación, de probar algo diferente, algo nuevo, etc.

Otra ventaja que no podemos pasar por algo, es lo mucho que relaja pero a nivel interno. No solamente te relajaras por fuera, sino también por dentro viendo cómo cae el agua. ¡Funciona!

Pero además, de entre los importantes beneficios de la ducha hidromasaje, también queremos mencionar que mejora la circulación. Esto se debe a la función vasodilatadora del agua caliente, por lo que se reduce la presión en músculos y articulaciones, haciendo que la persona se sienta mejor.

Ya no es únicamente relajarse por el mero hecho del placer, sino también en materia de salud. Son muchos sus beneficios y, en época de estrés, puede ser un excelente aliado al que recurrir en casa.

¡Esperamos que disfrutes de tu ducha hidromasaje!